viernes, 17 de octubre de 2008

carolina spinelli por fernando sucari

“There's a starman waiting in the sky
He'd like to come and meet us
But he thinks he'd blow our minds”

David Bowie, Starman


La física nos dice que la luz tarda 1.2 segundos en llegar de la tierra a la luna. También que la velocidad a través de un medio que no sea el "vacío" depende de su permisividad eléctrica, permeabilidad magnética y otras características electromagnéticas.
Los mundos de Carolina son plateados. A ella le gusta decir que es un fenómeno físico, como Marte es rojo y la luna blanca.
A Carolina le gusta El viaje a la luna de George Méliès. En ese corto prehistórico –en lo que a cine se refiere-, podemos ver un montón de gente que se mueve todo el tiempo, alborotada, como hormigas, tanto acá, sobre la tierra, como allá, sobre la luna. En los mundos de Carolina, en cambio, no hay otro ser vivo que la vegetación; una vegetación que para ser de otro mundo nos puede parecer levemente familiar, a excepción de ese extraño color plateado. En algún punto es paradójico: las plantas son de otra galaxia pero tienen color de nave.
Se cuenta en voz baja que esa repetida soledad de la plantas se quebró hace poco cuando, silenciosamente y sin ser vista cruzando el espacio, una nave hizo su aparición entre la maleza. Así como no sabemos si el hombre realmente ha llegado a la luna, en este caso no sabemos qué ha llegado ni a dónde.
Otra paradoja que traen las esferas de Carolina se encuentra oculta detrás de las múltiples formas que toma la vida vegetal. Telgopor, burletes, pintura con purpurina, pegamento, plantitas de plástico en miniatura, esponjas y demás materiales que Carolina ataca con pistolas de calor y que compra en cualquier lado, generando estupor en los vendedores que terminan preguntando para qué sirven los materiales que ellos mismos venden. Carolina disfruta logrando que esos materiales muten. Es, volviendo a la física, un efecto Doppler, donde el movimiento de un objeto produce una variación en la longitud de onda. Entonces, por ejemplo, un sonido puede ser más agudo o más grave de acuerdo a si se está acercando o alejando y lo mismo ocurre con el color, puede virar al azul, al rojo o, en este caso, al plateado.
Yo no sé si a Carolina le gusta David Bowie, pero parece que se hacen preguntas parecidas. En Life on Mars Bowie se pregunta sobre Marte para hablar de la Tierra. Con sus tintas, sus microespacios esféricos, sus formaciones vegetaloindustriales y sus flamantes videos, Carolina siempre empieza hablando de una cosa para terminar hablando de otra, las formas se trasvasan y trasvasan en continuado. Una forma, un modo de operar en el que podemos viajar a otra galaxia de la mano de un junco, un pulpo o un alga.

No hay comentarios.:


"Sol ultimo y lejano. Maravilla poniente"De Juan l. Ortiz, "Antologia poética":

Mientras que en el renacimiento, existía la necesidad de crear utopías, los de nuestra época debemos crear fábulas

Francis Alys.

…Por lo mismo, me gusta ser perfectamente clara cuando hablo. Me gusta ser una casa de vidrio. Mi obra no tiene máscaras y por eso, como artista, lo único que puedo compartir con los demás, es esta transparencia.
Louise Bourgeois


Julieta Ortiz hasta el 31/1 en Le Bar

fede lanzi en crimson

forrito producciones

forrito producciones
el sotano de malena

yo soy de barro y loca.

soy barroca.

adelia prado


lula mari en crimson. ago I sep

Las manifestaciones del cuerpo son una epifanía móvil de lo sagrado.
Marosa de Giorgio
Y ahora la profundidad del cielo me consterna; me exaspera su limpidez.
Baudelaire

belleza y felicidad en brasil

forrito privado producciones

forrito privado producciones
en crimson, galeria de arte-
Se produjo un error en este gadget.