martes, 31 de marzo de 2009

Fragmentos escogidos de los Diarios de Sylvia Plath



23 de febrero, domingo por la noche.
 Este debe de ser el vigésimo sexto 23 de febrero que he vivido: más de un cuarto de siglo de febreros y ¿querría o podría cortar una rebanada de recuerdos que los atravesara todos, para trazar la escalera de caracol de mi ascención hasta el estado adulto..., o se trata más bien de un descenso? Tengo la impresión de haber vivido lo bastante para pasarme el resto en meditaciones, revisando los encuentros y desencuentros con gente loca y cuerda, estúpida y brillante, hermosa y grotesca, infantil y antigua, fría y caliente, pragmática y dominada por los sueños, muerta y viva. Mi casa de días y máscaras es lo bastante rica para que pueda y deba pasarme años pescando, sacando a la superficie los monstruos de ojos perlados, córneos, escamosos y llenos de algas que llevan mucho, muchísimo tiempo hundidos en el mar de los Sargazos de mi imaginación. Siento cómo me agarro a mi pasado como si fuese mi vida: haré de él mi ocupación futura; cualquier talla en madera de un simio, sin especial trascendencia, cualquier trozo de cristal naranja y morado de la ventana del descansillo de la escalera en casa de mi abuela, cualquier azulejo exagonal blanco de cuarto de baño encontrado por Warren y por mí cuando cavábamos, dispuestos a llegar hasta China, se convierte en algo radiante, con magnetismo, que absorve significado y brilla con impensada importancia; hay que desentrañar la adivinanza: ¿por qué cualquier cordón de zapato de una muñeca es una revelación? ¿Y cualquier sueño con una caja de deseos una anunciación? Porque son las reliquias enterradas de mis identidades perdidas, con las que he de construir, por medio de palabras, los edificios futuros. (...) He comprendido místicamente que si leo a Woolf, si leo a Lawrence (¿por qué esos dos? su visión, tan diferente, es tan parecida a la mía) puede llegarme la comezón que me encienda hasta producir una gran obra: llena de brotes, encinta con la sustancia y la textura de la vida: ésa es mi vocación, mi obra. Eso da a mi ser un nombre, un significado: "hacer del momento algo permanente".  

lunes, 30 de marzo de 2009

jueves, 26 de marzo de 2009

La mudadora, 6 ta edición "Doble Circulación"













Registro Fotográfico de Instalación Performática , Cristina Coll y Juliana Ceci
Fotografías: Wálter Álvarez

domingo, 22 de marzo de 2009

La mudadora 6 ta edición


domingo, 22 de marzo de 2009
La Mudadora 6 ta edición

Sonia Neuburger, Pablo Caracuel, Claudia Toro, Andrea Fasani, Marianela Depetro, Veronica Olivieri, Marcela Sinclair, Maja Lascano, Alejo Rotemberg, Cristina Coll, Juliana Ceci,
Andrea Vazquez
Hoy de 16 a 20 hs
Larrea 226
La Mudadora es un colectivo de artistas plásticos, que hace intervenciones en lugares privados, en transición, en situación de mudanza. Lugares que por un único día abren sus puertas y se hacen públicos.

jueves, 19 de marzo de 2009

Sobre la responsabilidad del artista (fragmento) *

En las películas que he realizado hasta la fecha, siempre he querido hablar acerca de personas que, dependiendo de otras, es decir, no siendo libres, supieron conservar su libertad interior. He mostrado personas aparentemente débiles. Pero también he hablado de la fuerza de esa debilidad, una fuerza que emerge de sus convicciones morales.
Stalker es una persona aparentemente débil. Pero a él, precisamente su fe y su deseo de servir a los demás, le hacen invencible. Al fin y al cabo, un artista no ejerce su profesión para contar algo a alguien. Quiere más bien demostrar a los hombres que quiere servirles. Me sorprendo una y otra vez  cuando los artistas expresan la opinión de que ellos mismos se van creando en libertad. El artista tendría indefectiblemente que convencerse de que él es una creatura de su época y de las personas que lo rodean. Ya Pasternak lo decía:
"No duermas, artista, no duermas
y al sueño, artista, no te entregues,
Eres el azote de la eternidad,
prisionero del tiempo..."
Si el artista consigue crear algo, en mi opinión es sólo porque con ello satisface una necesidad ya existente de los hombres, aun cuando no sea consciente de ello. Y por eso siempre vence, siempre gana el espectador, mientras que el artista siempre pierde, siempre abandona algo.
Una vida absolutamente libre, en la que se pueda hacer o dejar de hacer lo que uno quiera, según capricho, es para mí algo realmente inimaginable. Por el contrario, yo me veo obligado a hacer siempre aquello que en un periodo determinado de mi vida me parece lo más importante, lo necesario. La única comunicación adecuada con el espectador es ésta: permanecer fiel a sí mismo.   

* Esculpir en el Tiempo - Andrei Tarkovski

martes, 10 de marzo de 2009

Sobre el proceso creativo (*)



Notas inéditas escritas a mediados de la década de 1960

Hay una separación profunda entre la primera visión creativa de una obra y el resultado final; a menudo se tarda años en lograrlo. Por ejemplo, las formas huecas comenzaron a aparecer en mi obra como elementos secunadarios. Pero fueron adquiriendo importancia hasta que su conciencia cristalizó tras visitar las cuevas de Lascaux: allí vi la manifestación visible de una forma negativa envolvente, producida por el torrente de agua que había dejado sus ondas sobre el techo: mi preocupación esencial había sido constante, pero me había llevado siete años desarrolarla y conferirle su forma final.
Ha existido un proceso similar que de forma gradual avanza desde la rigidez hasta la maleabilidad. Cuando se me pidió que tallase la cara dorsal plana de una estatua llamada Spring, que estaba concebida como una rígida cariátide, me resultó imposible hacerlo: entonces me parecía que la rigidez era algo esencial. Hoy me parece fútil  y se ha desvanecido. Mi obra pasada luchaba, se resistía y permanecía desafiante; mi obra más reciente, en la que las tallas han sido sustituidas por el modelado y la construcción, puede rodar, desgastarse y arraigarse en una existencia pacífica.
Si bien los títulos de mis piezas se refieren a la naturaleza o a la figura humana, no son abstracciones en el sentido estricto del término. En su lugar, surgen de un estado de conciencia provocado por una visión revelada y efímera de la naturaleza. Su carácter esquivo me impulsó el deseo de fijarla artísticamente por miedo a no volver a encontrarla. Si la obra encierra alguna magia, la considero fructífera. Hay gente que sostiene que el artista quiere imponer su visión personal a los demás, pero, de hecho, el propio artista sólo la ve con claridad a partir de la obra acabada. Cuando la ve, sabe que ha concluido su trabajo.

(*) Louise Bourgeois - Destrucción del padre / Reconstrucción del padre

martes, 3 de marzo de 2009

sei tu




RE-WORK


jueves 5 de marzo de 2009 19 hs en Jardín Oculto, Venezuela 926 San Telmo, Argentina

Octavio Garabello Borus, Natalia Cristófano, María Ibañez Lago, Federico Lanzi, Alina Perkins, Adriana Minoliti




"Tomamos como pulpos lo que tenemos a nuestro alrededor para ingerir, devorar y devolver otra cosa, pero cómo / qué / porqué se genera ese archivo, ese banco de datos en cada uno?...(Archivo).
Mi supuesto, a la manera de la antropofagia brasilera, es que ésta interacción de elecciones y devoluciones, de idas y vueltas, genera el intersticio donde cada persona revela su mecanismo, como un cpu abierto. El proceso ante todo... (Procesa).
Arrancamos con pintura sobre pintura, mi propuesta fue una intervención sobre imagen de
otro. Lo sucedido me sorprendió: la profundidad de la contraseña mas allá de usuario, medios y soportes, el gesto de la consigna despojado de cualquier prejuicio, se reveló inconmensurable...(Explora).
Mi convocatoria responde al interés de ver de cerca como se trabaja sobre la base de esta consigna, como funcionan sus cabezas, y me quedo feliz, pasmada en cada visita a los talleres, verificando esta hipótesis que no pretende otra cosa que sumar un eslabón."
AM

lunes, 2 de marzo de 2009

La jornada del músico (*)



El artista debe regular su vida.
Aquí tienen el horario detallado de mis actividades diarias:
Me levanto a las 7.18 h; inspirado: de 10.23 a 11.47 h. Almuerzo a las 12.11 h y me levanto de la mesa a las 12.14 h.
Saludable paseo a caballo, en el fondo del parque: de 13.19 a 14.53 h. Otra inspiración: de 15.12 a 16.07 h.
Ocupaciones diversas (esgrima, reflexiones, inmovilidad, visitas, contemplación, destreza, natación, etc.), de 16.21 a 18.47 h.
La cena se sirve a las 19.16 y se termina a las 19.20 h. A continuación, lecturas sinfónicas en voz alta: de 20.09 a 21.59 h.
Me acuesto normalmente a las 22.37 h. Una vez por semana, despertar sobresaltado a las 3.19 h (los martes).
Sólo como alimentos blancos: huevos, azúcar, huesos rallados; grasa de animales muertos; ternera, sal, coco, pollo cocido en agua blanca; mohos de fruta, arroz, nabos; morcilla alcanforada, pastas, queso (blanco), ensalada de algodón y algunos pescados (sin piel).
Me hiervo el vino, que bebo frío con zumo de fuchsia. Tengo apetito: pero no hablo nunca comiendo, por miedo a atragantarme.
Respiro con cuidado (poco cada vez). Bailo muy raras veces. Cuando ando, voy por los lados y miro fijamente atrás.
Muy serio de aspecto, si me río es sin querer. Y siempre me disculpo por ello con educación.
Sólo duermo con un ojo; tengo un sueño muy duro. Mi cama es redonda y perforada por un agujero para que pase la cabeza. Cada hora, un criado me toma la temperatura y me pone otra.
Desde hace tiempo estoy abonado a una revista de moda. Llevo un gorro blanco, medias blancas y un chaleco blanco.
El médico me ha dicho siempre que fume. A sus consejos añade:
- Fume, amigo: si no, otro fumará en su lugar.

(*) Erik Satie. Memorias de un Amnésico y otros escritos


"Sol ultimo y lejano. Maravilla poniente"De Juan l. Ortiz, "Antologia poética":

Mientras que en el renacimiento, existía la necesidad de crear utopías, los de nuestra época debemos crear fábulas

Francis Alys.

…Por lo mismo, me gusta ser perfectamente clara cuando hablo. Me gusta ser una casa de vidrio. Mi obra no tiene máscaras y por eso, como artista, lo único que puedo compartir con los demás, es esta transparencia.
Louise Bourgeois


Julieta Ortiz hasta el 31/1 en Le Bar

fede lanzi en crimson

forrito producciones

forrito producciones
el sotano de malena

yo soy de barro y loca.

soy barroca.

adelia prado


lula mari en crimson. ago I sep

Las manifestaciones del cuerpo son una epifanía móvil de lo sagrado.
Marosa de Giorgio
Y ahora la profundidad del cielo me consterna; me exaspera su limpidez.
Baudelaire

belleza y felicidad en brasil

forrito privado producciones

forrito privado producciones
en crimson, galeria de arte-
Se produjo un error en este gadget.