jueves, 20 de diciembre de 2012

despedida del 2012

patio con lluvia 

terminamos alrededor de la mesa
                                                                      mucho carnívoro

    menú fusión del dia 
   lechu-chori
 calmet perrito mojado
                                                                 

                                   tannto amorrr


                                                  revoleo 
zapatillas brillan en la oscuridad
           beto-nudismo presente


                                                                    flashh
al mando



  colo energica


      foto de la escuelita 2012





                                                                 

Clínica Juan Waimberg



















viernes, 7 de diciembre de 2012


Felicitas Novillo, por Soledad Lavagna. 5/12/12


El mundo de los mortales se divide entre quienes creen en un ser superior,
los que nunca rindieron ningún tipo de culto religioso en su vida
y aquéllos hombres que han perdido la fe en Dios.








La niña recién nacida, a quien la suerte y la felicidad le acompañarán, pintará caprichosamente bestias indomables y  peregrinaciones de masas blancas convertidas en un solo cuerpo en movimiento. Pero  también esbozará  miniaturas suspendidas en un plano blanco, perdidas, sin un espacio que las contenga, relacionadas con el vacío. Y otra vez más, el capricho: una fría masa de cemento, dispuesta entre crecidas plantas en un lugar incierto.

Ella explica que la pintura no refleja la realidad tal como la entendemos, que puede hacer lo que quiera: cortar allá, poner acá. Entonces, la pregunta obligada es por el espacio y lo que allí acontece. Ella dice la palabra "sugerencia". ¿Qué debo considerar cuando mire tus cuadros, Felicitas? "El clima. Mirá lo oscuro, no se sabe qué hay, pero se intuye: mirá los reflejos", murmura.

Luego  habla de la convivencia de distintos sucesos, cómo hacerlos habitar en un mismo lugar, de los diferentes puntos de vista y de escala, de la superposición de escenas (de lo topológicamente superpuesto), de la proximidad de los acontecimiento discontinuos, aunque emparentados, lo que permanece inalterable a pesar de las sucesivas transformarciones , de lo  no mensurable  y de lo utópico (es decir, de un mundo alternativo, pero aquí me refiero a una utopía poco deseable.)

También señala el interés por los segundos planos y lo que va sucediendo a pesar nuestro, como la canción que suena allá a lo lejos. Sí, el llamado de atención está puesto sobre los segundos planos. Entonces pienso que lo que importa siempre es el fondo, lo que se nos escapa, lo que no detectamos a simple vista. Y he aquí la explicación: no tiene que ver con las formas, tiene que ver con nosotros, con la búsqueda en los lugares equivocados, con las cosas que seguimos acomodando en el territorio de la poca importancia cuando en realidad deberían salirse de allí, mudarlas del último cuarto abandonado hacia la entrada de la casa y abrir la ventana para que les dé luz. (dicen que con el tiempo logramos ajustar esta mirada y comprender un poco más todo esto pero lo cierto es que cerrar un duelo puede llevarnos más de diez años).

Y  vuelvo a la imagen. Se me hace imposible no centrarme nuevamente en ese cuadro, imposible no caer en la hipnosis de la montaña, de aquél collage de noche pesada, de ovejas-estratos, de los corderos-cimiento, de una base que se dirige hacia adentro y una mancha barrida que ya ha perdido su rostro oscuro .

“El comienzo siempre es desde lo ínfimo. El detalle me lleva a la pintura. Al igual que la vida, ella no debería tener boceto porque las escenas nunca están dadas. Yo busco la sorpresa", dice la artista, mientras cierra los ojos y eleva la mano izquierda señalando el lugar por donde empezó  a pintar.  "Sí, hay que enamorarse del detalle".

Sobre el tiempo Felicitas intuye algo referido al pasado. Entonces imagino las ruinas que sobrevendrán  y algo relacionado con la melancolía. Ella insiste en que ese tiempo es posible pero verdaderamente nunca anhelaría estar en un lugar donde las partes no se puedan reconocer, como mínimo me haría temblar. ¿Serán modos de celebración?  Y si atravieso la masa, ¿qué me espera? Ellas, ¿de dónde vienen? La pintura ¿a dónde nos lleva? 

El desconcierto del rito, el ir hacia el otro lado. Quisiera que no estemos tan ajenos, tan lejos de descubrirlo.











viernes, 2 de noviembre de 2012

viernes, 19 de octubre de 2012

Soledad Lavagna, por Gabriela Gutiérrez






Soledad Lavagna y la melancolía descarada


Pueyrredón y San Luis, hora pico

La avenida es doble mano y no entra ni una moto

Peatones ansiosos por llegar a sus casas y familias enteras con el apuro de no 
llegar tarde a la sinagoga

La polución sonora llega al rojo

Mitad de cuadra, timbre 8° 27

FADE OUT

Salto de página--------------------------------------------------------------------------

La temperatura bajó 5°C y el chirrido de los colectivos se esfumó, vista al pulmón de manzana.

Una gran mesa de trabajo donde se cocina “Feo”. Los estilógrafos en su caja bien conservados, el resto de los materiales en su lugar. Un ambiente fresco y ordenado.

Pienso en Sole dibujando en esa mesa con su ritmo pausado y su voz suave, mirando el cielo y volviendo  la mesa, (entre nosotros) no creo que sea tan distinta a sus personajes.

Sole historietista

1er cuadro: plano de la ciudad de noche, hay pocas ventanitas encendidas

2do cuadro: Lucas enciende un cigarrillo

En el tercero se hace un café, varios cuadros más dedicados a la contemplación y recién en la pág. 3 comienza a escribir una carta.

Lucas escribe una carta que seguramente no va a mandar nunca. El resto de las acciones ilustran lo escrito a puño y letra por el protagonista, sus fantasías.

Con una melancolía descarada, Soledad idea este personaje que ni en sus sueños se permite un acto heroico, incluso en la imaginación de Lucas hay desconexión con el mundo de las victorias.

Antihéroe en todos los planos posibles, este es el tipo de personaje que le despierta interés a la artista, chicos y chicas con un radio de acción de unos pocos metros, melancólicos, fuera del sistema y del ritmo urbano, contemplativos y cautos pero con ambiciones emocionales, jóvenes llegando a la adultez estructurando su vida con armas minúsculas.

¿Cuál será la ambición de Lucas?  ¿Un encuentro explosivo con Martin? ¿Una escena fervorosa a todo volumen? No creo, este recital es bien bajito, más bien presiento que tan sólo con poder realizar los pequeños actos del día Lucas ya es feliz.

G: si FEO fuese un jueguito de computadora ¿qué pasaría?

S: y… el personaje tendría que cosechar, comer, dormir, pensar mucho, porque si no le baja la energía vital

G:  ¿y qué tendría que hacer para ganar energía de golpe?

S. y por ahí irse a comprar ropa para que no esté tan fuera del sistema

No es casual que Soledad le dedique horas de su vida a hacer una historieta, considerada por muchos un arte menor, formato desplazado en el mundo del arte. FEO, este comic de capítulos con nombres propios presenta hoy su primera parte: Lucas, con las pequeñas dichas y desdichas de este joven sin apuros, es seguramente esa acción mínima del día que le renueva la energía vital a la artista.

G: Ganás una vida entera por capítulo, ponele. 

Hoy, Lucas, mañana Martín y luego otras vidas y diferentes niveles que en realidad son uno solo, la supervivencia.


miércoles, 17 de octubre de 2012

Y bendigo al cielo porque quiso Dios
que negro azabache fuese mi color
Y ya comprendí
Ya tengo la llave (...)
¡Negra soy!
 

Y al fin comprendí
al fin
Ya no retrocedo
al fin
Y avanzo segura
al fin
Avanzo y espero
al fin
 

De hoy en adelante no quiero
lacear mi cabello
No quiero
Y voy a reírme de aquellos,
que por evitar - según ellos -
que por evitarnos algún sinsabor
Llaman a los negros gente de color
¡Y de qué color!
NEGRO
¡Y qué lindo suena!
NEGRO
¡Y qué ritmo tiene!
NEGRO NEGRO NEGRO NEGRO

sistema de referencias


Es importante comprender la noción de sistema en este capítulo. 
Cada uno de los referentes que componen el sistema fuerza un punto de vista diferente para profundizar en la lectura de la obra.
No comprender el sistema y quedarse estacionado en uno solo de los módulos implica el riesgo de generar el aspecto negativo de cada problemática.
 
Quien se queda sólo en el referente 1 se perfilará como un artista autobiográfico que sólo habla de sí y no puede acceder a una feliz distancia de su obra.
Quien se queda en el 2 se volverá un citador académico.
Quien se queda en el 3, un formalista seco.
Quien se queda en el 4, un melancólico.
Quien se queda en el 5, un resentido.
 
Por eso proponemos el ejercicio de separar las partes para volverlas a juntar luego de haberlas desarrollado individualmente.

perfiles

el amateur, el artista como marca, el asistente de un famoso, el autodidacta, el cool hunter, el curador, el de fin de semana, el de residencias, el dealer, el bienalero, el correcto, el desconocido, el diseñador, el electro pop, el emprendedor, el empresario, el ermitaño, el escandaloso, el eterno becario, el fan, el galerista, el genio, el gestor, el hippie chic, el internacional, el lobista, el lumpen, el maestro, el mago, el melancólico, el mercenario, el misógino, el místico, el modelo, el monumentalista, el multitasking, el nerd, el outsider, el performer, el pintor de aeropuertos, el poeta, el político, el productor,  el profesional, el que abre su casa, el que la pega, el que maldice no haber nacido en Alemania, el que no le importa vender, el que paga para exponer, el que se copia a sí mismo, el que vende barato, el que vende caro, el relacional, el rockero, el romántico, el salonero, el serio, el snob, el subsidiado, el trashero, el trepador, el under

miércoles, 3 de octubre de 2012

Guo Cheng Ensamble y Eva Shin


se agradece la difusión para este evento musical multimedia!
Este viernes 5 de octubre 22 hs puntual (como en el cine)
Guo Cheng Ensamble y Eva Shin  (ficción pictórico.musical)
Cine el Cairo (Santa Fe 1120)
Rosario Santa Fe
Festival de cine U
Entrada: $10
GUO CHENG CAIRO
El Viernes 5 de Octubre a las 22 hs. en el Cine El Cairo de la ciudad de Rosario (sito en la calle Santa Fe 1120), tendrá lugar una performance multimedia Guo Cheng en la octava edición del festival transterritorial de cine Under. En el mágico contexto de esta sala de proyecciones y en el marco de la sección cine expandido, "Guo Cheng Cairo" propone una apropiación particular del espacio y una experimentación visual, sonora y performática.
El ensamble de cámara de Guo Cheng, dirigido por Mario Caporali, ofrecerá un breve programa de piezas instrumentales que apuntan al cruce de la música de cámara con la música étnica y electrónica. El grupo estará integrado en esta oportunidad por Marcelo Ajubita en viola, Leonardo Basabe en trombón bajo y Agustín Tamagno en oboe. Emiliana Arias explorará ritmos a través de la percusión acústica y el fingerdrumming.
Cerrando la velada, la multifacética artista Eva Shin (Corea) nos deleitará con su presencia y su voz en una presentación de 6 canciones de su disco AMHO (música cinemática), a editarse en Marzo del 2013.
El pintor y VJ Martín Carpaneto (Bs.As) mezclará videos en vivo, utilizando su obra junto con videos de Mario Caporali, bajo la consigna curatorial de "tomar la pantalla de cine como si fuese un lienzo".
La performance contará también con invitados de lujo como Julio Benavidez en sistros, Daniel Chaya en Derbake, Francisco Castells en video mapping y Renata Minoldo en objetos-vestuario.
Eva Shin:


Guo Cheng es una formación experimental que trabaja con el cruce de estilos musicales (música de cámara, música electrónica, música étnica), y el diálogo con disciplinas artísticas tales como la instalación, la performance y el videoarte. El nombre de la formación, escrito en fonética, significa en idioma chino “el curso de los acontecimientos”. Este proyecto explora, desde una perspectiva contemporánea, la música tradicional de distintos lugares del mundo, buscando con esto abrir espacios para el divertimento y la reflexión.  Guo Cheng ha sido premiado con el estímulo a la producción fonográfica en la convocatoria de Espacio Santafesino de la Secretaría de Innovación y Cultura del Gobierno de la Provincia de Santa fe en noviembre de 2011. Asimismo, en 2010 recibió el subsidio ArteBa PETROBRAS a las artes visuales. Ha realizado performances en el Centro Cultural Parque España, en Macro Museo de Arte Contemporáneo, Invernadero del Museo de la Ciudad, Plataforma Lavarden, Centro Audiovisual Rosario y la Rural ArteBa (Bs as), entre otras.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Rabert Burtan Anatomía de la melancolía


por qué escribir, o por qué hacer lo que hago


Por
tanto, escribo y estoy ocupado en esta labor entretenida, «para evitar la pereza de
la  ociosidad  con  una  especie  de  empeño  agradable»,  como  dice  Vectio  en
Macrobio, y así convertir el ocio en útil  negocio.
«Decir a la vez cosas agradables y adecuadas a la vida, deleitando al lector al
mismo tiempo que  se  le  instruye»3
«Con este  fin  escribo», dice Luciano, como aquellos que «recitan a  los  árboles y
declaman a las columnas a falta de oyentes». Como Pablo de Egina confiesa inge­
nuamente,  «no para añadir que algo fuese  desconocido u omitido,  sino para ejer­
citarnle»; un camino que,  si alguno sigue, creo que sería bueno para sus cuerpos y
mucho mejor para sus almas. O quizá escribo como hacen otros, por la fama, para
mostrarme  a  mí mismo  (<
sabes»).  Podría  ser  de  la  opinión  de  Tucídides,  «saber  algo  y  no  expresarlo,  es
exactamente como no  saberlo». Cuando tomé por primera vez en mis manos esta
tarea, como dice Giovi040, «he emprendido este trabajo siguiendo un  impulso inte­
riOf», mi objetivo era éste o «aliviar mi  ánimo escribiendo»41, pues tenía una espe­
cie de apostema en  la cabeza, del que deseaba librarme y no podía imaginar mejor
evacuación  que  ésta. Además,  no me  podía contener,  pues  «nos  rascamos  donde
pica». Yo estaba no poco molesto con esta enfermedad, a la que llamaré mi  Señora
Melancolía, mi Egeria o mi Genio Maligno. Y por esta causa, como aquel  a quien
le pica un escorpión, sacaría «un clavo con otro clavo», calmaría un dolor con otro
dolor, el ocio con el ocio, como «una tríaca de veneno de serpiente», haría un antí­
doto  sacándolo de  lo  que  fue  la  causa primera de mi  enfermedad. O,  como hizo
aquel del que habla Felix Platter42
,  que pensó que tenía las  ranas de Aristófanes en
su estómago, que todavía gritaban «¡croac, croac, croac!», y por ello estudió medi­
cina durante siete años y viajó por casi  toda Europa para aliviarse. Yo,  para hacer­
me bien, me volqué en los  tratados médicos que podían ofrecerme nuestras biblio­
tecas o que me aconsejaban mis  amigos  particulares4 3,  y he  sacado estos dolores.
¿Por qué  no? Girolamo Cardano  asegura que  escribió  su  libro De  Consola-tione
después  de  la muerte  de  su  hijo  para  consolarse,  como  hizo Cicerón  al  escribir
sobre  el mismo  tema con motivos  semejantes,  después  de  la partida de  sus  hijas
-ya sea si  el  libro es  suyo o si  algún  impostor lo adscribió a su  nombre, cosa que
Lipsio  sospecha como  probable.  Por  lo  que  a mí  respecta,  puedo quizás  afinnar
con Mario en  Salustio,  «lo que  otros  oyen  o  leen,  lo  he  sentido  y practicado  yo
mismo;  ellos  consiguen  sus  conocimientos  a  través  de  los  libros,  y  yo  los míos
melancolizándome». Cree en  la experiencia de Roberto. De algo puedo hablar por
experiencia, «una experiencia desgraciada me ha enseñado», y puedo decir con el
poeta,  «la experiencia de  la desgracia me ha enseñado a soconer a los desgracia­
dos»44.  Ayudaría  a otros  por  simpatía,  como  hizo  aquella virtuosa dama en  otros
tiempos  «siendo ella misma una  leprosa, donó  todos  sus bienes para construir un
hospital  de  leprosos»45.  Yo  consumiré  mi  tiempo  y  conocimiento,  que  son  mis
mayores fortunas,  para el  bien común de  todos.
Sí, pero deduciréis que esto es  un  trabajo  innecesari04 \  «poner la col  cocida
dos veces»,  lo mismo una y otra vez con otras palabras: ¿Con qué fin?  «Que no  se
omita nada que pueda decirse bien», así pensaba Luciano sobre un  tema semejan­
te.  ¿Cuántos médicos  excelentes han escrito  volúmenes y han  elaborado  tratados
sobre este mismo  tema? No  hay  nada  nuevo  aquí,  lo que  tengo  lo  he  tomado de
otros, mis páginas me gritan: «¡eres un  ladrón!»47. Si  la severa sentencia de Sinesio
es  verdad,  «es  una ofensa mayor a  los muertos  robarles  los  trabajos que  robarles
las  ropas»,  ¿qué pasará con  la mayor parte de  los  escritores? Me presento ante el
tribunal junto a los demás,  soy culpable de una felonía de este tipo, «el acusado se
declara  culpable»,  estoy  satisfecho  de  ser  castigado  con  los  demás.  Es  cierto,
muchos  están  poseídos  por  la manía  incurable de  escribir,  y  «componer muchos
libros  es  nunca acabar»48,  como descubrió Salomón en  la  antigüedad;  sobre  todo
en esta época de garabatos49
,  en  la que «el número de  libros es  innúmero»50, como
dijo  un  hombre notable;  «las prensas están oprimidas» y con el  ánimo maniático
de  que  todos  han de pavonearse, deseosos de  fama y honor
51
(<
tanto  ignorantes  como  doctos»),  escribirán  sin  importar  qué  ni  de  dónde  lo  ha
sacado.  «Fascinado por este deseo de  fama5 2,  incluso en medio de  las  enfermeda­
des» hasta menospreciar su  salud, y apenas capaces de sostener una pluma, deben
decir  algo,  sacarlo,  «y  hacerse  un  nombre»  dice  Escalígero, «unque  sea  para  el
hundimiento y  la  ruina de muchos otros». Todo esto para ser considerados escri­
tores,  «ara  ser  saludados como escritores»  para ser contemplados como  sabios  y
eruditos, entre el  vulgo  ignorante para hacerse un nombre en una habilidad inútil,
para conseguir un  reino de papel; «in esperanza de ganancias, pero con gran espe­
ranza de fama en esta época precipitada y ambiciosa» es  la crítica de Escalíger053 .
y  los que apenas son oyentes, deben  ser maestros y profesores antes de  ser oyen­
tes  capacitados  y  adecuados.  Se  apresurarán  sobre  todo  el  conocimiento,  civil  o
militar,  sobre  los autores  religiosos y profanos, rastrearán  los  índices y los panfle­
tos en busca de notas,  al  igual que nuestros mercaderes enrarecen los puertos con
el tráfico, escriben grandes tomos, cuando con ello no  son más eruditos,  sino más
charlatanes.  Normalmente  buscan  el  bien  común,  pero,  como  observa Gesner
5 4,
son  el  orgullo y  la vanidad  lo que les  induce, no hay nada nuevo que merezca ser
señalado, sino que es  lo mismo con otros términos.  «Tienen que escribir para que
los  tipógrafos  no  estén  desocupados  o  para  demostrar  que  están  vivos».  Como
boticarios, hacemos  nuevas mezclas cada día,  las  vertemos de  una  vasija en otra,
y al  igual  que  los  antiguos  romanos  tomaron  todas  las  ciudades  del  mundo  para
embellecer  su mal  situada Roma,  nosotros  sacamos  la  crema de  los  ingenios  de
otros  hombres,  elegimos  las  flores  de  sus  jardines  cultivados  para  embellecer
nuestros  estériles  argumentos.  «Rellenan  sus  flacos  libros  con  la enjundia de  las
obras  de  otros»  (así  lo  critica Giovi055 ).  «Ladrones  iletrados»,  etc.  Un  error que
encuentra  todo escritor,  como hago yo  ahora mismo,  a pesar de  cometer el  error
ellos mismos, todos ladrones56. Hurtan a los autores antiguos para rellenar sus nue­
vos  comentarios, arañan el muladar de Ennio,  y el  pozo de Demócrito, como yo.
Por todo esto llega a ocurrir «que no  sólo  las bibliotecas y  las  tiendas están llenas
de  nuestros  pútridos  papeles,  sino  también  nuestros  servicios  y  retretes»;  sirven
para ponerlos bajo los pasteles, para envolver las especias, para evitar que la carne
asada se queme. «Con nosotros en Francia», dice Escalíger057, «todos tienen liber­
tad para escribir, pero pocos tienen dicha habilidad; hasta ahora,  los eruditos hon­
raban el conocimiento, pero ahora las nobles ciencias se ven envilecidas por escri­
torzuelos  ruines  e  iletrados»,  que  escriben  ya  por  vanagloria  o  necesidad,  para
conseguir  dinero,  ya  como  parásitos  para  halagar  y  conversar  con,  los  grandes
hombres;  sacan «necedades, desechos y sandeces»58.  «Entre tantos miles de auto­
res,  apenas  encontrarás  uno  por  cuya  lectura  seas  un  poco  mejor,  sino  mucho
peor», con ellos se corromperá en vez de perfeccionarse de algún modo.
«Quien lee tales cosas, ¿qué aprende, qué sabe sino sueños y frivolidades?»59.
De modo  que  a  veces  ocurre  que,  como  antiguamente  condenaba Calímaco,  un
gran libro es un gran perjuicio. Cardano considera un error de  los franceses  y ale­
manes60
el que garabateen inútilmente, no les prohibe escribir con tal de que inven­
ten  algo nuevo por ellos mismos; pero  todavía tejemos  la misma  tela,  retorcemos
la misma cuerda una y otra vez, o si  es  una nueva  invención, no  es  sino una frus­
lería o una tontería que escriben los  tipos ociosos para que  lo  lean los  tipos ocio­
sos, y ¿quién no puede  inventar así?  «Debe  tener un  ingenio estéril quien en esta
época de garabatos no  pueda inventar nada».  «Los príncipes muestran  sus  ejérci­
tos,  los ricos hacen ostentación de sus casas, los soldados de su fortaleza y los eru­
ditos dan rienda suelta a sus juegos»61, deben  leer, deben oír, quieran o no.
«Que  lo que  se ha escrito,  lo conozcan  

sábado, 22 de septiembre de 2012


"Sol ultimo y lejano. Maravilla poniente"De Juan l. Ortiz, "Antologia poética":

Mientras que en el renacimiento, existía la necesidad de crear utopías, los de nuestra época debemos crear fábulas

Francis Alys.

…Por lo mismo, me gusta ser perfectamente clara cuando hablo. Me gusta ser una casa de vidrio. Mi obra no tiene máscaras y por eso, como artista, lo único que puedo compartir con los demás, es esta transparencia.
Louise Bourgeois


Julieta Ortiz hasta el 31/1 en Le Bar

fede lanzi en crimson

forrito producciones

forrito producciones
el sotano de malena

yo soy de barro y loca.

soy barroca.

adelia prado


lula mari en crimson. ago I sep

Las manifestaciones del cuerpo son una epifanía móvil de lo sagrado.
Marosa de Giorgio
Y ahora la profundidad del cielo me consterna; me exaspera su limpidez.
Baudelaire

belleza y felicidad en brasil

forrito privado producciones

forrito privado producciones
en crimson, galeria de arte-
Se produjo un error en este gadget.