miércoles, 31 de diciembre de 2008

sábado, 27 de diciembre de 2008


El mundo es un aeropuerto. El aeropuerto son tus ojos

Todos los lugares son de tránsito, inclusive el hogar. Parece que la vida es un viaje pasajero que empieza en un vientre y termina en una tumba. Y los viajes nos transforman, los tránsitos van marcando, sellando, remodelando o suspendiendo una identidad.
Lorena Marchetti parece despegarse de la idea acuñada en las últimas décadas del Siglo XX sobre los espacios de tránsito como aquellos en los que toda identidad quedaba borrada justamente por ese carácter transitorio de existencia: un aeropuerto, la habitación de un hotel, un largo pasillo en algún gran museo del mundo
[1].
Así, viendo las fotos de Lorena y escuchándola podemos pensar que puede quedar atrás esa ilusión posmoderna de la ausencia de una identidad o de la imposibilidad de apropiación de espacios, aromas, ritmos, colores, objetos de un determinado lugar en un determinado momento sólo porque los llamamos “de tránsito”. Todos tenemos en nuestras memorias un instante supuestamente pasajero que marcó nuestra identidad para siempre. Lo pasajero es una marca, lo pasajero es indeleble, permanente.
Sujetos somos los que hemos sido sostenidos y somos sostenidos por una mirada, por los ojos de otro y por medio de nuestra mirada también construimos ese mismo carácter de sujeto en los demás. Y en los objetos también ¿por qué no? Mirar un cielo que nos mira a su vez, contemplar una taza, un rayo de luz, un mantel, una esquina, un agujero, el borde de una mesa y que esos objetos nos devuelvan algo, nos sujeten de alguna manera. En las fotos de Lorena aparece esta sujeción, donde su mirada transforma, entifica e identifica al objeto retratado.
El mundo es un aeropuerto, un pasillo, un supermercado. Y estos son los ojos que nos construyen como idénticos y asimismo como diferentes. Esa cajonera empapelada de flores de la abuela de Lorena se parece cada vez más a un mercado central, a una habitación de hotel, a un vientre y a una tumba. A una mirada transitoria que nos sujeta.

Malena Pizani
Buenos Aires, 17 de diciembre de 2008



[1] Marc Augé acuñó la frase "no-lugar" para referirse a los lugares de transitoriedad que no tienen suficiente importancia para ser considerados como "lugares". Ejemplos de un no-lugar sería una autopista, una habitación de hotel, un aeropuerto o un supermercado. Extraido de Wikipedia, la Enciclopedia Libre.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Alina Perkins por Leonel Pinola





Jardín de gente





“Alguien debió conservar
y cuidar con amor este jardín de gente”.
Luis Alberto Spinetta




1.
Alina Perkins nació en diciembre de 1983 mientras las siluetas aun cubrían muchos muros de la ciudad de Buenos Aires.
En sus primeros años adoraba visitar el campo. De ésas visitas nació su colección de huevos de aves y su fascinación por trepar frondosos árboles.
Ahí vivía Pancho, su pony, que alguna vez le salvó la vida.
En el monte construyo casitas con living comedor y baño, tuvo un vivero y una fábrica de perfume.
Años más tarde, Alina Perkins hurgaba en los basurales tratando de rescatar joyas a medio quemar y en otro lugar de la ciudad Liliana Maresca montaba Recolecta.


2.
Como Nino Quincampoix, el novio de Amelie Poulain, Alina Perkins colecciona fotos encontradas.
A diferencia de Nino Quincampoix, la colección de Alina Perkins no incluye solo las fotos carnet sino también fotografías sin reconstruir, de tipo sociales, domésticas y fue creciendo con encuentros fortuitos en distintas ciudades del planeta.
Alina Perkins ordena su colección rotulando algunas fotos en las gruesas hojas negras del álbum con espiral. Su colección también es el futuro casting para el reparto de actores de sus cuadros.


3.
El sueño narcótico de Henry Rousseau parece rozar las pinturas de Alina Perkins, los retratados se van entremezclando con plantas y maleza.
Sus personajes vuelven a habitar las casitas del monte, con paredes que se enredan de tal forma que da la sensación de que viven un pacto de amor y fueran uno solo.
El piso de hojas que pintó Alina Perkins llega hasta la cintura de Diego , una palmera casi totémica se recorta en el cielo y las montañas dejaron de llorar hace un tiempo. A Alina Perkins le fascina Karem Kilimnik y a las chicas de las pinturas de Karem Kilimnik les fascinan los chicos de las pinturas de Alina Perkins.
En otras pinturas de Alina Perkins , en cambio, el vínculo parece voraz : a uno de los personajes le brota de su boca una especie de liquen y estremece tanto que hace pensar en Ofelia y en Laura Palmer algunos días después del agua.
Alina Perkins también pinta nuevamente sobre sus obras y la maleza crece sobre Sofía quien fuera su modelo.
A veces frente a la obra de Alina Perkins nos llega un poco el perfume que tiene el césped luego de la lluvia.


4.
Alina Perkins estuvo en Harlem y encontró familiaridad en una obra que había sido realizada a partir del caudal de ropa donada en el barrio.
Copérnico comienza a ser Copérnico porque cada retazo se une con el otro y en ése ejercicio Alina Perkins hace selecciones y conexiones entre la colección de su propia ropa en desuso.
Copérnico es casi un clochard vestido por un secreto patchwork sentimental.
Está calzado con un par de zapatillas que pertenecieron al ex novio de Alina Perkins y parte de su pantalón alguna vez fue una pollera que se exhibía en el local de ropa que tuvo su madre. En Copérrnico todavía orbitan los restos del naufragio entre un tiempo y otro.


5.

Alina Perkins escribe en los cuadernos que pinta. A veces sus pinturas son escenarios posibles , ella escucha el eco de lo que dicen sus personajes y entonces transcribe sobre el bastidor.
Alina Perkins también escribió y dirigió la obra El rinoceronte y la mesa durante la muestra Fotolog. Alina Perkins tenía cinco años y no asistió el día que Batato Berea recitó el poema Sombra de conchas al inaugurarse la galería del Centro Cultural Ricardos Rojas sin embargo parecen haber conectado. Alina Perkins escribió junto a Fernanda Laguna la obra El como es que se dice. Alina Perkins es actriz. Alina Perkins fue secretaria y una de las ninfas que adoró a la Madonna protectora de la pintura de Diana Aisenberg. Alina Perkins forma parte de Conchetinas. Alina Perkins me explica qué es Campopsí. Alina Perkins cuenta historias de amor. Alina Perkins llena la sala con sus pinturas, pronto el lugar será un jardín de gente y ya no estaremos tan solos.





Mario Caporali por Barsky





Tarde otra vez.Humedad.
El padre Mario -mi asignación- me esperaba en la terminal.
Mientras me conduce hacia ella menciona algo respecto a una busqueda morfològica que esta llevando a cabo. Debo conocer su obra.
El vehiculo se detiene. Llegamos.
-"Odio al mundo", me dice.

A 30 mts sobre el nivel del suelo, un criadero.
Seres recien nacidos que ensimismados practican torsiones, mientras reptan lentamente hacia otras criaturas.
Optimista, el padre Mario saluda los acomplamientos futuros con canticos de bienvenida.
Su legado responde al unisono con sonidos guturales.
Afuera una geisha corre.
Adentro, una voz en off explica el proceso en un idioma extraño.
Los encuadres resbalan hacia el intervalo entre las cosas,
y alli-desde el perímetro-, se abre una bifurcación.
-"¿Hacia donde conduce padre?", pregunto.

Sin prisa y como atendiendo un llamado, hace una pausa y sale al balcón.
Un gesto mínimo para q lo acompañe.
Como quien imparte una enseñanza,
-mientras corta una rama y la acerca hacia mí para q la huela-
contesta:
"Contenido en el arbol un monstruo;
en el repollo, una bandada de aves;
en la silla, la cabeza de un pene"

No comprendo -y me gusta-. Callo.
Continùa:
habla de un ritual biodiverso, aún en construcciòn.
tal vez un bosque, o en cualquier maceta.
Un viaje en macro hacia lo tactil de un mundo amplificado,
Un acto de divulgaciòn de combinatorias posibles.
lo conceptual y lo sensual, uno.
el brujo y nosotros, uno:
el fin de los envases.

Afuera,
nuevamente la geisha.
Corre y vomita. Da la alarma: -"Vienen a infectarnos"- grita.

Tal vez buscando abstraerse de tanta histeria,
el padre mario hace sonar sus gongs.

Silencioso y detras, un conjunto de arboles aguarda el momento.

Natalia Cristofano por Rafael Barsky


miércoles, 10 de diciembre de 2008

juliana ceci por diana aisenberg



Juliana Ceci, nació en la plata en 1979.
Vive y trabaja en Buenos Aires.

Juliana Ceci da clases en Belleza y Felicidad Fiorito y desarrolla un proyecto de gestión para hacer una muestra colectiva con intervenciones en el riachuelo. La muestra consiste en el registro de las acciones, es itinerante.

Da clases una vez por semana todos los sábados en Fiorito, a chicos de 5 a 13 años, de la villa local a partir de una muestra colectiva, también de autogestión junto a otros artistas- que nació en Unquillo, Córdoba, y mudó a la galería de Fernanda Laguna en Fiorito en el 2006, luego de haber pasado por Periferica.

Juliana participa en la mudadora desde hace muy poquito; la mudadora es un grupo de artistas que interviene espacios en transición, como casas abandonadas o a punto de ser transformadas.

La bibliotequita lunática es otro proyecto importante: mueble nómade.

Su taller se llama Las Dos Fridas, y es un local a la calle, que funciona como núcleo de acción para el resto de los proyectos asociándose con otros, por ejemplo con Belleza y felicidad.

Ya no le gusta dibujar con birome pero es una herramienta que la acompañó mucho tiempo generando muestras varias, invitando a otros artistas a usar el mismo medio, se podría decir que juliana CECI es una promotora de la birome.

La birome le dio paso al rotring implicando un pasaje a la línea limpia, quizá pura.
La cerámica: acá se interviene la tierra horneada, dibujos sobre superficie modelada por otra persona. Hoy ya hace sus propios moldes.

A veces sola a veces con otros como un latido dice, juliana es artista tiempo corrido.
Quieta y en movimiento y de eso habla. La pintura es como una pregunta, o varias preguntas, también van en grupo y no siempre se desprenden de un relato, de un transcurrir de la narración.

Le interesan los márgenes del espacio y los territorios, sin embargo esto no se refleja en las resoluciones formales en el plano. Considera a la birome un recurso marginal aunque como tantos otros perdieron su lugar en la oscuridad. Atravesando márgenes se encuentra realizando actividades sociales en relación al arte, y en relación al otro.
Otra Frida, otro lugar otra función del espacio.

Diana Aisenberg, 2008

viernes, 5 de diciembre de 2008

Marcos Torino por Juliana Ceci







Marcos Torino tiene 25 años, estudio 2 años de diseño grafico. Actualmente trabaja como diseñador en la revista Guía Pocket Blog de la cual es editor junto con tres amigos.
La revista se estructura en torno a un tema y el contenido es de creación colectiva, via internet. Después pasa al papel en una tirada de 8 mil ejemplares 6 veces al año.

Encuentro algunas filiaciones de este proyecto con “Historias del arte”, de Diana y otros proyectos que están investigando formas de acopio de información colectivamente.

Estudia pintura con Sergio Bazan y Asiste a la clínica de obra de Diana Aizenberg.


En una casa grande, antigua, de paredes descascaradas, crecen alrededor de 15 artistas, cada uno en un espacio vegetal, con su regadera de ocres, su mesita achicharrada y la gran tela en espera.

Como cada artista que participa del taller de pintura de Sergio Bazan, Mario tiene derecho a un espacio en esta gran casa blanca-gris,lugar de discusiones, fiestas, lazos y amistades al cual concurre hasta 4 noches por semana, para pintar, luego de cenar en su casa.

Ama mucho a Kandinsky, y toma su libro “Sobre lo espiritual en el arte” como referente.
Es posible imaginar, dentro de las pinturas de Marcos, al Jinete Azul apartándose de las colinas de la figuración, tal vez como una cita respetuosa y afectiva.

Nombra principalmente artistas modernos… yo pienso en Jessica Stockholder.

Dice que esta intentando buscar nuevos elementos formales para su pintura además de la línea, a la que considera uno de los elementos más importantes dentro de la pintura abstracta, Mientras, mate en mano, lo miro desplegando y clavando sus telas, zumbando como una libélula verdosa.
En este fervor, y sin querer, Marcos superpone una pintura sobre otra, y yo observo maravillada lo bien que quedan.

Son tramas superpuestas, abundan los colores planos, bien definidos, a veces encerrados en celdas realizadas con líneas de colores contrastantes.
Pienso en las estampas textiles, y desde mi visita a su taller, ya no miro los locales de venta de telas sin pensar en su paleta.

Las pinturas emanan energía:
son panales volcánicos, frutas ortogonales, parabrisas fragmentados en un choque náutico bajo la nieve.
Sin embargo ninguna tiene título.


El me cuenta que pintar le da placer, disfruta mirando sus pinturas, lo hipnotizan.
Las tapa una y otra vez hasta que encuentra lo que le interesa,

Busca que sus pinturas transmitan una vibración positiva,
Sensaciones estimulantes, alimento de texturas, manos adentro de un colchón.

Hay que aprender a preguntarle a Marcos, le gusta hablar de colores, de líneas, de formatos, de cuestiones reales, perceptibles… lo imperceptible permanece aquí, en el terreno de la evidencia.


Esta visita me contó algo de la Pintura.
Remanso de sensibilidad. Paraíso y consuelo.
Espacios donde proyectar sueños, cuadros escupidos y tallados contra las paredes húmedas de una casa destruida.


http://www.marcostorino.blogspot.com/

curriculum 0

Muestra en la Oficina Proyectista


Este mes nos inunda de alegría invitarl@s a Solos y solas, nuestra muy especial muestra colectiva de fin de año, que inaugura el miércoles 3 de Diciembre y se podrá visitar durante todo el mes los días miércoles, jueves y viernes de 18 a 20 hs, de la que participamos juntos: Verónica Olivieri Pinto, Juana Neumann, Marianela Depetro, Filiberto Mugnani, Ignacio de Luca, Andrea Fasani, Marcela Rapallo, Luciano Subira, María Fernanda Rodrigo, Claudia Toro, Magdalena Jitrik, Juan Dothas, Carlos Rottgardt, Pablo Caracuel, María Jose Lascano, Mercedes Fidanza, Adriana Minoliti, Santiago Rey, Cristina Coll, Sonia Neuburger, Camilo Guinot, Alejo Rotemberg, Walter Álvarez, Guido Yannito, Marcela Sinclair, Juliana Ceci, Angel Jara, Sandra Pauli, Maria José Alvarez Hamelin, Laura Códega, Yamel Najle, Silvina Rotemberg, Mariana Cerviño, Johana Borchardt, Andrea Vazquez, María Ibañez Lago, Archivo Vivo, Marisol Fondovila, Josefina Zuain, Mercedes Bustelo, Gustavo Tabare y Kalle Brolin. La dirección es Perú 84, 6to piso, Oficina 82 , Ciudad Autónoma de Buenos. Argentina.El link a nuestro blog http://oficinaproyectista.blogspot.com/

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Gabriela Gutierrez por Julia Sanchez



Tengo un problema, no se como mostrarles mis pinturas, mis dibujos... si pinto naturaleza... ¿porque se transforman en cuadros? Yo quiero pintar naturaleza de verdad. Yo quiero una cascada, no un cuadro de cascadas... o bien seamos átomos, formas, abstracciones, sino podemos pintar naturaleza, seamos pinturas.
Pintar portales, como en los paisajes de mary poppins, entrar de un saltito, sentarnos a tomar el te y que nos atiendan pingüinos, sería conveniente que no llueva o si, que la puerta al mar nos salpique refrescantes pixeles verdes, con olor a sal.
Y la cascada? bueno en la cascada esta Dios así que podemos sentarnos en un banquito de Iglesia. Vivencia del plano.
Que hermosas que son esas pinturas! son perfectas.

"Sol ultimo y lejano. Maravilla poniente"De Juan l. Ortiz, "Antologia poética":

Mientras que en el renacimiento, existía la necesidad de crear utopías, los de nuestra época debemos crear fábulas

Francis Alys.

…Por lo mismo, me gusta ser perfectamente clara cuando hablo. Me gusta ser una casa de vidrio. Mi obra no tiene máscaras y por eso, como artista, lo único que puedo compartir con los demás, es esta transparencia.
Louise Bourgeois


Julieta Ortiz hasta el 31/1 en Le Bar

fede lanzi en crimson

forrito producciones

forrito producciones
el sotano de malena

yo soy de barro y loca.

soy barroca.

adelia prado


lula mari en crimson. ago I sep

Las manifestaciones del cuerpo son una epifanía móvil de lo sagrado.
Marosa de Giorgio
Y ahora la profundidad del cielo me consterna; me exaspera su limpidez.
Baudelaire

belleza y felicidad en brasil

forrito privado producciones

forrito privado producciones
en crimson, galeria de arte-
Se produjo un error en este gadget.