jueves, 1 de julio de 2010

Julia Dron por Leonel Pinola





Licántropos



“Llegados a este punto, preciso es reconocer que determinadas escenas entrevistas en el bosque se reprodujeron en la imaginación del lobo sin provocar en él las mismas reacciones que antes.”
El Lobo – Hombre; Boris Vian

1.
Los rumores sostenían que el rey Licaón, ordenaba asesinar a cualquier forastero que se
acercara a Arcadia para brindar un sacrificio en honor a Zeus.
Cuando esta historia llegó a sus oídos, el rey del Olimpo decidido filtrarse disfrazado de
vagabundo para comprobar por sí mismo qué había de cierto.
Se sabe que Licaón descubrió a Zeus detrás de los harapos que vestía mucho antes que
éste revelase su identidad. Esta anticipación lo tentó a jugarle una broma y mandó a servirle
un suntuoso banquete de carne humana.
El ingenuo de Licaón se consideró más astuto que Zeus y por supuesto no lo fue.
Zeus descubrió sus planes y con ira condenó a Licaón y a toda su descendencia a
convertirse en lobos.

2.
Lejos de la ferocidad del Werwolf de Cranach El viejo, los licántropos de Julia Dron
desprenden cierta melancolía. Parecen ser los descendientes de Licaón padeciendo
eternamente la maldición que Zeus lanzó contra su ancestro.
Juntos en cada escena parecen sostener sus pequeños combates cotidianos de
supervivencia.
Nada tienen del funcionamiento de los antropomorfos de Marcel Dzama, tan trágicos, con su
violencia organizada.
En las pinturas de Julia Dron el agua se exalta, la maleza crece anárquica y todos los objetos
cobran otra dimensión. El lomo de un animal atraviesa la escena y no podemos distinguir ni
su tamaño, ni su especie. Brotan flores y arden las llamas.
La naturaleza resulta incontrolable para nosotros.
Mientras tanto algunos de los hombres lobo sostienen una soga y el bosque se les desborda.

3.
El cronista medieval Gervase de Tilbury asoció la transformación con el calendario lunar y
no es casual que la luna permanezca llena recortando el cielo espeso en la mayoría de sus
pinturas.
Tampoco es casual que me resulten tan inquietantes las noches a medida que aumenta el
cuarto creciente. Desde que ví las imágenes de Julia Dron espero los aullidos lejanos.

No hay comentarios.:


"Sol ultimo y lejano. Maravilla poniente"De Juan l. Ortiz, "Antologia poética":

Mientras que en el renacimiento, existía la necesidad de crear utopías, los de nuestra época debemos crear fábulas

Francis Alys.

…Por lo mismo, me gusta ser perfectamente clara cuando hablo. Me gusta ser una casa de vidrio. Mi obra no tiene máscaras y por eso, como artista, lo único que puedo compartir con los demás, es esta transparencia.
Louise Bourgeois


Julieta Ortiz hasta el 31/1 en Le Bar

fede lanzi en crimson

forrito producciones

forrito producciones
el sotano de malena

yo soy de barro y loca.

soy barroca.

adelia prado


lula mari en crimson. ago I sep

Las manifestaciones del cuerpo son una epifanía móvil de lo sagrado.
Marosa de Giorgio
Y ahora la profundidad del cielo me consterna; me exaspera su limpidez.
Baudelaire

belleza y felicidad en brasil

forrito privado producciones

forrito privado producciones
en crimson, galeria de arte-
Se produjo un error en este gadget.